Tras venir de tres fechas seguidas en empate en condición de local, el conjunto Tiburón se sacudió y volvió a la senda de la victoria con un triunfo 3-0 ante el Huila.

Se necesitaba ganar y se ganó, ¡y de qué manera! Junior volvió a la senda de la victoria en condición de local, con un triunfo contundente y meritorio 3 – 0 ante el Atlético Huila, que nada o poco pudo hacer para evitar sumar una derrota más que lo hunda en lo profundo de la tabla.

Junior fue superior. Dominó en la mayoría del tiempo las acciones del juego; salvo una que otra jugada de pelota parada que tuvo el visitante. No obstante, el Rojiblanco siempre controló el balón y fue quien más insistió en buscar el arco rival.

Bien temprano, Freddy Hinestroza empezaría a lucirse en una de las mejores tardes que ha tenido vistiendo la casaca del Tiburón. Siempre incisivo y decisivo por la banda izquierda desbordando con mucha facilidad por el sector de Elacio Córdoba, quien soñará con los amagues y enganches del jugador antioqueño.

Sobre los 16 minutos de juego, el marcador se abriría. Matías Fernández sacó un centro (o mejor, pase gol) de un tiro de esquina perfecto a la cabeza de Luis Narváez, que solo tuvo que estar ahí para mandarla a guardar y celebrar el primero de la tarde.

Después del gol, Junior mermaría un poco. Como era de esperarse, el visitante endurecería la parte defensiva lo que imposibilitó a Junior desplegar todo su poder ofensivo.

Pero el visitante también tendría sus chances. Especialmente de tiros libres. Sobre el 27′ del PT, Michael Ordoñez sacó un grandioso remate de pelota quieta que infortunadamente para las aspiraciones del Opita, se estrelló en el travesaño y se perdió lo que pudo ser el empate.

Después del palo y hasta el término del primer tiempo, las acciones de peligro en las áreas chicas cesarían, por lo que el primer tiempo concluiría con un 1-0 a favor del Tiburón.

Para la segunda mitad, Freddy Hinestroza aumentaría la ventaja para el local de manera rápida. Sobre los 49′, Matías Fernández habilitó a Hinestroza dejándolo mano a mano con el portero Mosquera y con un remate cruzado Hinestroza lo dejó tirado y mandó el esférico contra las piolas.

Aunque el equipo ganaba con comodidad, el profeso Suárez movería sus fichas. Al 66, realizaría dos cambios. Sacaría a Teo Gutiérrez y a Matías Fernández para ingresar a Michael Rangel y Sebastián Hernández respectivamente.

Con los cambios, Junior mejoraría aún más en la tenencia del balón; pero no solo para administrarla si no para ser más directo o vertical en la intención de llegar al arco rival.

Precisamente Hernández sentenciaría la victoria y el reencuentro de Junior con el triunfo en su casa. Al minuto 79, ‘Sebas’ recibiría un pase de Sambueza dentro del área, donde no dudó en acomodarse para disparar a puerta y con algo de suerte, su remate pega en el palo y se va al fondo decretando así el 3-0 definitivo.

El que es caballero repite. Así dice aquella frase coloquial que aplica para el gran triunfo de Junior ante el Atlético Huila. Pues la última visita del club Opita a Barranquilla, el Rojiblanco lo despachó con un marcador igual.

Además, con la victoria, Junior se instala en lo más alto de la tabla de posiciones con 23 puntos, escoltado por América con los mismos puntos.