El exportero del Chapecoense Jakson Follmann, uno de los seis supervivientes del accidente aéreo, celebra la vida después de la tragedia que le convirtió en un milagro de Dios y ve en el horizonte unos posibles Juegos Paralímpicos.

“Yo siempre voy a ser un deportista. Siempre voy a ser el portero del Chapecoense. Pienso en unos Juegos Paralímpicos, aunque un poco más hacia adelante”, aseguró Follmann, en una entrevista a Efe, mientras bebía yerba mate, típica del sur de Brasil.

El futbolista, de 24 años, afronta un nuevo día de rehabilitación después del accidente que le costó la vida a la mayoría de sus compañeros cuando el equipo se dirigía a Medellín para disputar la final de la Copa Sudamericana frente al Atlético Nacional.

Follmann todavía sufre una lesión en el pie izquierdo en el que recibió un injerto y perdió una parte de la pierna derecha, lo que le ha llevado a colocarse una prótesis que prueba desde hace tres semanas.

“Pienso en positivo, mi cuerpo está teniendo una respuesta buena”, aseguró Follmann, quien hace tres días comenzó a caminar un poco sin la ayuda de muletas.

Follmann sobrevivió junto a dos de sus compañeros de equipo, el lateral Alan Ruschel y el zaguero Hélio Neto, quien ya ha vuelto a entrenarse con la nueva plantilla del Chapecoense.

EFE

Te puede interesar