Más que un partido de fútbol, Junior ‘jugó’ un partido de ajedrez ante el Boyacá Chicó. Tan complejo como parece, así fue la presentación del Tiburón este domingo ante el equipo Boyacense, al cual el local derrotó 1-0 con gol de el uruguayo Jonatan Álvez.

El ‘Metro’ tenía una tarde bastante futbolera con dos partidos en línea. Uno de las Tiburonas a primera hora enfrentando al Real Cartagena por la Liga Águila Femenina y el otro, el Junior masculino, recibiendo en su casa al Boyacá Chicó.

Las Tiburonas no tuvieron problema para vencer a su rival 4-0 en su primera presentación de las chicas en su estadio. Después de la goleada femenina, se serviría el plato fuerte de la tarde-noche barranquillera. Junior, buscaba acabar una racha de dos juegos perdidos en línea por Liga.

Junior comandó las acciones de juego durante todo el partido. El equipo ajedrezado armó una muralla impenetrable en zona defensiva, que ayudado por la excelente noche del portero Sergio Avellaneda y las erradas definiciones de los Rojiblancos, ahogaban las abultadas opciones de gol del local.

Jarlan Barrera fue de los más incisivos en el ataque Tiburón. El ’10’, tuvo varias opciones importantes de gol. Sobre el minuto 12, hizo su arribo por primera vez al arco rival, cuando sacó un fuertísimo remate con su pierna más hábil para que el portero rival, Avellaneda, se luciera bajo los tres palos y evitara el primer gol del local.

Seis minutos más adelante, Barrera nuevamente tendría la oportunidad de abrir el marcador, luego de una muy buena jugada elaborada que lo dejó de frente al arco y con un excelente ángulo para disparar. Sin embargo, su tiro terminó atajado por un providencial Avellaneda, que hacía méritos para ser la figura de las acciones.

En adelante, Junior fue siempre el dominador del balón y de las opciones de gol. El uruguayo Jonatan Álvez, también buscó su primera celebración con la Rojiblanca, teniendo sobre los 41′ la más clara de él en la primera parte. En una combinación con Matias Mier, Álvez recibió de cabeza el balón pero el ‘Loco’ se quedó sin ángulo y el remate se estrelló con el cuerpo del portero ajedrezado.

Sin embargo, las opción más que clara del Junior la tendría el juvenil Luis Sandoval. Jugándose los últimos segundos del primer tiempo, Sandoval quedaría prácticamente solo y con el arquero Avellaneda jugado, pero el juvenil no tendría fortuna y erró su disparo, concluyendo así la primera mitad con un empate sin goles.

En la segunda mitad, el mismo ‘solo’ futbolístico de Junior seguiría prevaleciendo, gracias a que el Chicó simplemente se preocupaba por no ver caer su pórtico y no generaba opciones de peligro para el arco defendido por José Luis Chunga.

Alexis realizó cambios e ingresó al guajiro Luis Díaz. Con él, Junior tuvo varias explociones de velocidad por las bandas pero no generaron rentabilidad. Sin embargo, luego de tanta insistencia y espera, el Tiburón recibiría su premio. A los 75′ del partido, luego de recibir el balón tras un excelente cambio de frente del recién ingresado Jorge Aguirre, el lateral Yonatan Murillo arribó a la raya final para sacar un centro preciso que capitalizaría Jonatan Álvez, quién de cabeza y venciendo por fin al portero Avellaneda, celebraría su primer gol con la Rojiblanca y pondría a celebrar a la afición juniorista.

Junior pudo aumentar el marcador sobre el final del encuentro. Luis Díaz tuvo en sus pies un contragolpe claro que tomó mal parada a la defensa del Boyacá. No obstante, el remate del ‘guajaro’ no fue bueno y lo estrelló contra la humanidad de Avellaneda, quién fue el culpable que el Chicó no saliera goleado del Metropolitano.

Ahora, el Tiburón se enfoca en su primera salida en la fase de grupos de la Copa Libertadores, el próximo jueves ante el difícil Palmeiras, también en su casa, el ‘Metro’.