El equipo barranquillero se quedó con el primer título del año, tras vencer 3-0 en los tiros desde el punto penal con una actuación superlativa de Sebastián Viera.

Era el primer título del año, Junior perdió en su casa 2-1 ante el Tolima y cerraba de visita en el fortín de Ibagué, en un partido que era iluminado por los más de 30 grados de temperatura que hacía en el estadio Manuel Murillo Toro.

El compromiso estuvo muy igualado. Ambos equipos intentaban adueñarse del balón e implantar su estilo de juego. Pero el nerviosismo por no regalar nada al rival dejó en evidencia el estricto nivel táctico para defender de los locales y los visitantes, lo que hacía pobre las jugadas dentro del área chica.

Tolima, consciente de la necesidad de Junior, se paró bien en la parte defensiva. Controló a los laterales del rival y en la mayoría de ocasiones superaba en cantidad numérica al jugador del Tiburón que dirigía la pelota.

Junior, en cambio, sabía que lo único que necesitaba hacer era anotar un gol que por lo menos le permitiera llevar la definición a los tiros desde el punto penal, por lo que no estaba dentro del papel jugar de manera desmedida, dejando espacios en la parte defensiva para que los delanteros del ‘Pijao’, comandados por Marco Pérez, dieran el golpe de autoridad.

Al descanso se irían los equipos igualados en el marcador a cero. Por lo que el título de la Superliga se definiría en el segundo tiempo.

Aunque con caras nuevas dentro de la cancha, la idea de juego para los dirigidos por Alberto Gamero y Luis Fernando Suárez era la misma. Nadie regalaba nada. Nadie daba un metro que lo pusiera en peligro de conseguir el objetivo; aunque a Junior con el empate no le bastaba.

Pero lo que no pasó al término de los 90 minutos de juego, ocurriría en la adición. Tolima, que se mostró siempre fuerte y concentrado en su parte defensiva, durmió y le costó. Cuando se disputaba el segundo minuto de adición, tras un cabezazo a tierra de Gabriel Fuentes, el delantero Luis Carlos Ruíz aprovecharía para convertir de chalaca, el gol de la victoria que obligaría a definir el título desde los tiros del punto penal.

Con la tensión de lo vivido por el Tiburón el año inmediatamente anterior gracias a malas experiencias con los penales, Junior y Tolima definían al campeón de campeones.

Sin embargo, con precisión y calma anotaron los primeros tres hombres de Junior (Hernández, Cantillo y Pérez), mientras que la gran figura del partido, Sebastián Viera, detuvo los tres disparos del Tolima (Mosquera, Robles, Gordillo), dejando la serie 3-0 a favor del Tíburon y dándole un nuevo título iniciando la temporada.

Junior ahora se concentrará en el debut de la Liga Águila, que lo hará hasta la fecha 2 cuando reciba en el Metropolitano al Patriotas FC el próximo miércoles 30 de enero a las 8 de la noche.