Julio Avelino Comesaña comenzó este jueves su octava etapa en el club de Barranquilla, lugar que se ha convertido en su segunda casa.

Como si estuviera de viaje. Así es como se siente el nuevo técnico de Junior, Julio Comesaña, al iniciar su octava etapa con el Junior, luego de haber terminado su anterior ciclo hace poco más de tres meses.

Me siento como alguien que se fue unos días y volvió. Contento de encontrarme con  compañeros míos. Hoy en el entrenamiento con los que no compitieron (vs. Santa Fe) ya estuvimos profundizando en algunos temas conceptuales de juego, tratando de avisorar el juego ante Patriotas en Tunja y el de Lima, ante Alianza“, expresó Comesaña.

“Voy a dedicarme a pensar en lo que tengo que pensar. Si me llamaron es porque creen que me necesitan y si el club me necesita, aquí estoy. Voy a tratar de hacer todo lo que esté a mi alcance, y a tratar de que el equipo responda a todas las exigencias y a las necesidades que podamos tener”, añadió.

El estratega se refirió a la situación que están viviendo actualmente los clubes colombianos, incluyendo Junior, al tener un calendario tan apretado por que se cruzan partidos de la Liga colombiana y los torneos internacionales.

No creo que sea un calendario más loco que el que vivimos el año pasado, con huelga de Avianca abordo, y la piedra contra el bus en el partido ante Pasto, yo la historia no la olvido. Fue cruel”, explicó. Incluso, manifestó que “hay 25 jugadores y los que estén en condiciones tienen que jugar. No podemos salir a quejarnos, llorar o renunciar a jugar el partido. Tenemos que jugar con lo que tenemos y tratar de que haya una buena respuesta“.

Además, Comesaña mencionó que en su anterior ciclo el equipo generó unas expectativas que “eran desmedidas, porque quería ganar tres torneos con un equipo que se armó en cuatro meses o cinco meses, hablemos la realidad; total ya pasó. Yo diría que es un imposible“.

Por la premura del tiempo, el nuevo timonel Rojiblanco no viajará a Tunja con el equipo el mismo día sábado, pues, quiere aprovechar cada instante para seguir montando el equipo que presentará la próxima semana por Copa Libertadores.

No voy a ir con el equipo a Tunja el sábado. Me voy a quedar acá entrenando con los que se quedan. Vamos a entrenar mañana (viernes) y sábado acá y el domingo viajaré a Tunja en horas de la mañana y llegaré en carro al partido, vuelvo y el martes ya hay que irse a Lima. Solo no se puede. Son 25 jugadores que necesitan atención”, indicó.

Finalmente, sobre las condiciones en las que llega para dirigir por octava vez a Junior, no le causan preocupación.

Mañana tengo que firmar el contrato porque si no, no puedo estar en la cancha. Lo antes posible lo haremos. Siempre he dicho que no me interesa mucho el término del contrato. Cada vez que firmé contratos largos nunca los terminé. En principio voy a estar hasta diciembre. Si estoy más tiempo es porque me lo gané, si no sigo es porque no quiero estar más o porque el club no quiere esté. A mí no me quita el sueño eso y menos a esta altura de mi carrera”, concluyó.