En un estadio a reventar, Tiburones y Escarlatas no se sacaron diferencia en el primer sorbo de la gran final de la Liga Águila II-2019.

La fiesta en el Metropolitano fue espectacular. La afición del Tiburón colmó cada hueco del ‘Coloso de la Ciudadela’ para alentar a su equipo y hacer pesar la localía. El inicio del compromiso se retrasó por varios minutos mientras la pólvora y la pintura que tiñó el cielo del ‘Metro’ se disipaban para dar visibilidad a las estrellas dentro del terreno de juego.

No obstante, el primer sorbo de la final dejó un sinsabor en los más de 45 mil hinchas que acudieron al ‘Metro’, pues aunque el marco en las tribunas era de júbilo y fiesta, los equipos dentro del terreno de juego no se hicieron daño y la verdadera fiesta, la futbolística, no se presentó en el Roberto Melendez.

En la primera mitad del encuentro, Junior solo tuvo una clara de gol, que terminó con el balón dentro de la red; pero que fue anulada por posición irregular del atacante Teófilo Gutiérrez, cuando saltó para cabecear y vencer al golero Neto Volpi.

Por su parte América también logró aproximarse con cierto peligro al área rival. Y esto gracias a dos jugadas de otro partido. La primera, sobre el minuto 34 cuando el ex-Junior, Rafael Carrascal, remató con gran precisión un tiro libre que quiso colgar sobre el vértice del palo izquierdo y que obligó a Sebastián Viera una pronta reacción para no ver su arco vencido.

La otra jugada que aumentó las emociones de los aficionados, llegó cuando el reloj marcaba ya el final de los primeros 45′, donde Duvan Vergara aprovechando la pasividad de la defensa Rojiblanca sacó un disparo de media distancia que pasó rosando el horizontal defendido por el número 1 de Junior.

Sin más, América se replegó y entregó el balón al local durante todo el segundo tiempo, pero el Tiburón no supo aprovechar la ventaja que le dio la ‘Mechita’ y fue improductivo.

Así las cosas, Tiburones y Escarlatas empataron sin goles en el juego de ida de la final del segundo semestre y solo hasta el próximo 7 de diciembre, en Cali, cuando el balón ruede en el Olímpico Pascual Guerrero, se sabrá quién será el que ‘alumbre’ la estrella de sus hinchas en esta navidad: si el América o el Junior.